Cuando cambias tu mundo, cambia el mundo entero.

Todos los días nuestro mundo se acelera y expande a un ritmo vertiginoso. Estamos inundados por el MÁS... más imágenes, más información, más opiniones, opciones, oportunidades, responsabilidades... más estrés. Estamos arrastrados por la avalancha y, como buenos seres humanos Pavlovianos, respondemos tirándonos al caos.

Terminamos abrumados, preguntándonos por qué nos enfermamos tanto o nos sentimos agotados tan seguido, por qué nuestras relaciones no funcionan, no podemos salir adelante económicamente, nuestros cuerpos nos traicionan, y cada vez más, la vida parece un estorbo. Es comprensible que busquemos refugio, pero muchas veces nuestros medios para hacerlo —excedernos en todo, desde el alcohol a la comida al sexo al ciberespacio— vienen en formas que sólo agravan el desequilibrio y contribuyen a un estado creciente de insatisfacción y enfermedad.

Zen

qué hacemos

¿Qué hacemos?

La búsqueda de la Salud Integral es una forma de romper el ciclo estupefaciente y debilitante de la sobrecarga sensorial, psico-emocional y física, y recuperar la alegría, energía, amor, fascinación, espíritu y deseo por la vida. Es a la vez una filosofía y una práctica —una forma de navegar por cada ola de nuestro mundo locobellocaótico y disfrutar verdaderamente y al máximo de nuestra existencia aquí.

— últimos posts —

“Conocemos la verdad, no sólo por razón pero también por el corazón.” – Blaise Pascal

Este artículo fue publicado (en inglés) recientemente en el marvilloso NAMAH, the Journal of Integral Health (http://www.namahjournal.com/)

Últimos posts